Cargando...
QGBS Quadres Grup Banc Sabadell

Actualitat

La banca netejarà en un any 20.000 milions en actius tòxics

Dimarts, 4 juliol 2017

La banca de inversión cree que hay demanda para todo lo que se ponga en el mercado y que el alto volumen que Santander va a vender de su herencia de Popular no tirará a la baja de los precios. 

"Los bancos de la eurozona están bajo una presión creciente para reducir sus altas tasas de activos morosos". La afirmación es de la agencia de calificación de crédito Fitch, pero es solo la constatación de un hecho. El Banco Central Europeo ha puesto en primer lugar la necesidad de deshacerse de estos lastres y la defunción (aunque de distinta forma) de tres entidades europeas en las últimas semanas por su pesada mochila en este terreno ha acrecentado aún más la urgencia.

Los bancos españoles no son una excepción. Mucho menos teniendo en cuenta que Popular es uno de esos tres bancos desaparecidos por su exceso de créditos tóxicos y que todos ellos están ahora en el balance de Santander. Es más, el sector en su conjunto en España está entre los más necesitados de limpieza, según apuntan varios expertos.

Venta de carteras

Las cifras de activos tóxicos son elevadas y la forma de reducirlas pasa mayoritariamente por la venta de carteras con los créditos improductivos, sean o no del ladrillo. Esta actividad, que ya lleva varios años en plena efervescencia, se prepara para más. Varias fuentes del sector coinciden en que pueden salir al mercado entre 15.000 y 20.000 millones de euros en carteras de activos morosos de bancos españoles en año y medio con una estimación muy conservadora, pero lo que lo más probable es que la cifra máxima se alcance en sólo un año.

Santander será uno de los máximos protagonistas. Son 37.000 millones en activos improductivos los que ha sumado con la compra de Popular y su objetivo es deshacerse de todos ellos para 2022, con el 50% liquidado en 18 meses. Por el momento, ya ha anunciado que está analizando opciones para deshacerse de 30.000 millones de euros en activos adjudicados y créditos inmobiliarios morosos de su reciente adquisición.

"Santander fue muy activo en la venta de carteras de activos improductivos en 2014 y 2015. Luego se limitó a hacer operaciones puntuales. Ahora volverá a ser un gran actor", señalan fuentes del sector.

De hecho, Santander puede hacer que se reactiven en España las operaciones jumbo, las ventas multimillonarias de créditos tóxicos, aunque se espera que lo combine con operaciones más pequeñas y que busque socios para algunos de sus activos y venda solo una parte, de forma que pueda participar en los beneficios de la recuperación.

De lo que haga Santander y de la velocidad a la que acometa el proceso dependerá que el volumen que se mueva en lo que queda de 2017 y 2018 cuadre con las previsiones o sea muy superior.

Pero Santander no será el único. BBVA, CaixaBank, Sabadell y Bankia también están muy activos en la venta de carteras y los bancos más pequeños, como Ibercaja, Abanca o Liberbank, lo estarán con operaciones más puntuales, según estas fuentes.

¿Hay demanda para tanta oferta? La respuesta de los expertos es que sí. "La demanda es brutal", asegura uno de ellos. "El mundo de los fondos es enorme y hay fondos para todos los tipos de deuda", añade. Y eso va a ser importante en España de cara al futuro, porque la tipología de las carteras que salgan al mercado puede variar con respecto al pasado.

Frente a las carteras de fallidos, provisionadas cerca del 100% por los bancos y que se pagan a entre el 1% y el 7% de su valor nominal, van a comenzar a imponerse otro tipo de carteras formadas por préstamos morosos corporativos y de pymes en diversos sectores, que no están tan provisionados y que se venden a precios más altos, entre el 15% y el 30% o incluso el 40% del nominal.

Nueva tipología

"Lo que hace tres o cuatro años empezaron siendo operaciones puntuales de carteras corporativas y de pymes (tanto en el sector inmobiliario como en otros sectores), ahora ha pasado a ser una realidad constante con un volumen elevado y que va a continuar", explica José Antonio Olavarrieta, socio de Financial Advisory de Deloitte. Esta firma, junto a Alantra, KPMG, EY y PwC, forma parte del grupo de los cinco asesores más activos en España en la venta de carteras. "Hay más interés en este tipo de préstamos y más actividad. Deloitte ha sido pionero en el asesoramiento para la venta de estas carteras, que ahora se han convertido en uno de los activos con más relevancia en el mercado", añade.

Esta nueva tipología de carteras hará que los volúmenes efectivos crezcan: no es lo mismo vender 20.000 millones en activos improductivos al 1% de su valor nominal que al 30% o al 40%. Eso también puede influir en la estrategia de venta de las carteras y reducir el número de megaoperaciones en los activos con menos descuento, porque el desembolso necesario para hacerse con ellas podría merma el número de fondos candidatos a comprarlas.

En lo que coinciden los expertos es en que el alto volumen que va a poner a la venta Santander no va a tumbar los precios para el resto.

"El proceso de valoración de una cartera está muy aquilatado, es casi artesanal. Cada posición se tasa de forma personalizada", explican estas fuentes.

Sobre todo, porque los compradores son igual de especializados que las carteras que compran y de ahí la necesidad de conocer los fondos que están en cada segmento y qué tipo de deuda compran. "Equivocarse en el fondo al que se dirige una cartera puede ser fatal para el éxito de una operación", advierte una fuente financiera.

(EXPANSIÓN - 4.7.2017) Ver noticia original

Contacta'ns

Truca'ns
937481307
Email
info@cuadrosgrupobancosabadell.es
Adreça
C/ Horta Novella núm. 23
08201 SABADELL, BARCELONA

CPI: 3532-0000