Cargando...
QGBS Quadres Grup Banc Sabadell

Actualitat

Emilio Saracho prepara a Banco Popular per a una fusió

Dilluns, 6 març 2017

El presidente de Popular considera que la mejor opción para la entidad es una fusión con otro banco. Santander, BBVA y Sabadell son los candidatos mejor colocados.

No lleva aún un mes como presidente del banco, aunque viene estudiando las distintas alternativas posibles para Popular desde hace algo más de tiempo (en diciembre dijo que sí a presidir la entidad y desde entonces tiene acceso a toda la información), pero ha sido suficiente.

Emilio Saracho cree que la entidad, aunque tuviera tiempo para reducir en su balance los activos dañados que tiene y el Banco Central Europeo (BCE) le diera un plazo prudencial para recomponer sus niveles de solvencia, tiene muy difícil seguir en solitario, aunque sea volando bajo, y que la alternativa más razonable es preparar a Popular lo mejor posible para que se fusione con algún otro banco nacional. Es una convicción que ha trasladado, con mayor o menor convicción, a las autoridades supervisoras europeas, quienes entenderían que lo mejor es que se llevara a cabo cuanto antes.

Desde el mismo momento en que aceptó el nombramiento, Saracho ha mantenido abiertas todas las alternativas posibles. Pero en los últimos tiempos considera que realmente la vía única por la que debe circular el banco es la de integrarse en un grupo más grande y solvente, algo que algunos importantes accionistas de Popular, como el grupo de inversores mexicanos liderado por Antonio del Valle, defendieron con ahínco desde el pasado verano, en concreto con Sabadell.

A ello se negó entonces en redondo el núcleo duro del consejo de administración, con Ángel Ron a la cabeza, apelando al legado de Luis Valls, que defendió la independencia de la entidad como un elemento sustancial. Cuando la crisis en el consejo del banco se hizo más patente, Ron mantuvo reuniones con Francisco González para analizar una fusión con BBVA.

Revisión total

De ahí que haya desestimado poner en marcha el proyecto de creación de una sociedad inmobiliaria, cuyo capital se repartiría entre los accionistas del banco, y que haya decidido optar por colocar carteras de activos dañados entre inversores institucionales, al tiempo que potenciar la venta de inmuebles al menudeo entre particulares.

La sociedad inmobiliaria era el proyecto estrella del anterior equipo gestor pero implicaba un coste elevado para las exiguas reservas de Popular y un potencial riesgo reputacional si finalmente el proyecto se demostraba incapaz de sobrevivir por sí mismo.

En todo caso no era la solución definitiva porque la inmobiliaria contaría con 6.000 millones de euros de activos de los más de 36.000 que tiene el banco de riesgo inmobiliario que es algo más de una cuarta parte del balance total. El banco quiere también desprenderse de sus participaciones en el exterior como forma de generar algunas plusvalías y, sobre todo, liberar capital.

La opción de vender algunos de los negocios no estratégicos en España, al margen de Targobank, podría depender de cuál fuera la pareja de baile que acabe buscando y encontrando Saracho.

No son muchos los posibles interesados en absorber Popular. Una operación de este tipo tiene como atractivo para el comprador el aumento de la eficiencia mediante el aprovechamiento de las sinergias de costes (a través de la reducción de oficinas y de empleados) que se puedan obtener. La posibilidad de que una entidad extranjera quiera hacerse con una franquicia en España no generaría esas sinergias, ya que no tienen una estructura similar en el país. El atractivo actual, con una rentabilidad del negocio tan estrecha, es prácticamente inexistente.

Santander y BBVA, los dos grandes bancos nacionales, son jugadores potenciales en ese partido. Tanto por el interés que pueda reportarles al consolidarse como líderes nacionales como, según señalan algunos expertos, "por impedir que se lo quedara el competidor más directo". Banco Sabadell siempre ha estudiado una operación con Popular.

De hecho, estaba dispuesto a hacerla después de la última ampliación de capital de Popular el pasado verano porque "entonces sí salían los números", como declaró Josep Oliu, presidente de Sabadell. Luego, el interés formal decayó, pero lo cierto es que la entidad de origen catalán ha reforzado su solvencia para dar un nuevo salto con la venta de su negocio de banca comercial en Estados Unidos. Y no hay que olvidar que el pasado mes de enero Oliu recordó que su sueño es "competir con los tres mayores bancos"

(EXPANSIÓN - 6.3.2017) Ver noticia original 

Contacta'ns

Truca'ns
937481307
Email
info@cuadrosgrupobancosabadell.es
Adreça
C/ Horta Novella núm. 23
08201 SABADELL, BARCELONA

CPI: 3532-0000